Congestión en la feria. iPhone4

embotellamiento

embotellamiento

En plena hora punta, como anticiparon los noticiarios, todo quedó colapsado. Los autos de choque quedaron embotellados en un fenomenal atasco. Nadie podía avanzar, nadie podía retroceder, nadie pudo chocar. Mientras, la música chirriante no paraba de sonar.

Destacado un urbano, como casi todas las tardes, comenzó a trabajar. Su pito se mezclaba con una samba de lata que el feriante acertó a sonar. Las chispas comenzaron a saltar y los cochecitos empezaron a chocar. Los niños, felices, se pusieron a girar. Gira que te gira. Gira sin parar, Y de tanto girar, una niña pequeña logró al urbano atinar.