Por el Mal Camino Nex5 18-55mm

Por el mal camino

Por el mal camino

Tras mucho trabajo

el diablo se echó a descansar

pero aburrido de tanto ociar

volvió después al tajo

(y por lo bajo silvó esta bulería)

…por el mal camino

hace tiempo que voy

pero de este destino

descansaré hoy…

Acarreando. Tinta 13×20

  
Nos pasamos la vida acarreando cosas que pensamos que nos van a valer. Llenando el costal sin conocer el final de este desierto de sal. Reguero de tesoros que queda por el camino según la gente aligera el morral mientras busca su destino.

Para al final llegar y bañarnos desnudos en el mar.

Criaturas del Verano. Tinta 13×20

Noches de Luna Lenta

Noches de Luna Lenta

El caracol vive en su espiral y cuando parece que va a llegar, resulta que vuelve a marchar. Para luego retornar. Camino de plata por el que titubea un enamorado pendiente de su librea. Temeroso de tardar y a la vez a su cita llegar, decide ponerse a cantar:

…La luna traquetea como subida a una escalera

mientras que la noche rompe por una tonadillera

que canta al lucero su amor como cualquiera

roto por un torero que cambió de acera…

Viento helado. Acrílico 30×40

Viento Helado

Viento Helado

Un viento helado que entra por la rendija de la puerta me recuerda que el invierno sigue vendiendo cara su plaza a la primavera. El hielo resiste los embates de los capullos en ariete y cubre el verdor de los campos con un sudario blanco libre de temor.

Pero el leve canto del mirlo ya anuncia la mañana y el bosque, en silencio, prepara su revolución. Las madrigueras rebullen con un sordo rumor y la osa, entre sueños, olisquea un tenue calor.

Todo está dispuesto. Preparaos.

El Astronauta. Tinta 13×20

¿Hola?¿Hay alguien?

¿Hola?¿Hay alguien?

El astronauta estaba tan asombrado por la inmensidad que perdió el pié y ya no supo regresar. ¿Cuál es mi estrella? que ya no la veo ¿Será esta?¿Será la de más allá? Qué mas dá. Todas me valen porque todas son bellas. Tendrá que preguntar a los peregrinos que cruce a su paso.

Pocos le reconocen y menos le responden. Sigue viajando y sigue desvelando el abismo a su paso mientras canta una canción de viaje que le alegra en el fracaso.

Un día cualquiera, como tantos otros, ve a lo lejos una pequeña bombilla que a duras penas alumbra una escalera. Baja y asombrado descubre una taquilla con su taquillera y un banco corrido lleno de naúfragos sin destino y una papelera llena de folletos tirados de cualquier manera y al fondo un mapa con los trayectos valorados.

Mapa

Mapa

Se hurga en los bosillos y descubre aliviado un puñado de monedas que hace tiempo ha olvidado. Saca un billete sencillo y monta en el último vagón esperanzado.