Hombre y espacio. Acrílico 40×30

Razón frente al abismo

Razón frente al abismo

Ummmpff estaba muy orgulloso de sí mismo. Como él intuía si imitaba al rayo golpeando dos piedraduras sobre un árbol seco, convocaría a ese espíritu caliente que tanto le confortaba. No cabía en si y estaba un poco chulito, Aaarrrg la maciza de la tribu no tendría más remedio que fijarse en él.

Algo cansado pues se había tirado toda la tarde intentándolo, se recostó al calor del espíritu bienhechor y levantó la mirada.

El cielo estaba cuajado de luces en movimiento, un abismo que le llamaba a comprender lo inasible. Se quedó con la boca abierta.

Y nosotros, sus hijos, aún no la hemos cerrado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s