En las nubes. Tinta 13×20

20140730-113513.jpg
Las nubes se mueven indefensas al capricho del viento mientras que nosotros paseamos desatentos a su mudo espectáculo.
Sólo en un determinado momento los niños, que siempre andan atentos a las cosas importantes de la vida, advierten que una nube se harta. Se rebela y toma una forma concreta.
Un perro, un dragón, un conejo o una ballena; depende del humor de la díscola nube.
Como todas las cosas de este mundo en el que vivimos, sólo cuando ellas adquieren un nombre, cobran existencia y por un instante el cielo se anima y se puebla de formas vivas. Por el contrario, es sabido, las cosas que carecen de nombre no existen ni existieron jamás. Por eso el Bautismo es un Sacramento Universal.
Cuando al cabo de un tiempo el viento pone orden en el cielo, los transeúntes tornan a sus asuntos, los mayores chistan a los niños y les reprenden por no seguir el paso y éstos desilusionados, con esa desilusión premonitoria de lo por llegar, apresuran sus pasitos para acompasarse al ritmo de los adultos.
El cielo se vacía, el barrendero borra los charcos con la escoba y aquí no ha pasado nada.
Sólo una nube especialmente rebelde aguarda una ocasión propicia para mostrarse en su esplendor a los niños que acierten a pasar mañana.
Desgraciadamente no espera a ningún adulto, esos ya hace tiempo que dejaron de atender a las cosas importantes.

Anuncios

7 comentarios en “En las nubes. Tinta 13×20

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s